People of Change documenta el trabajo de ONGs y personas comprometidas en la mejora de sus comunidades. Creemos que ejemplos positivos inspiran el cambio y pueden promover soluciones en todo el mundo.

La tienda de la calle: Consumo, luego existo

A menudo, las compras revelan nuestro lado más oscuro como consumidores, un lado de una manera que nos avergüenza y que crea una necesidad de gastar dinero para satisfacer una necesidad; o más bien, una necesidad creada por una cultura de consumo. ¿Quién no ha sentido la necesidad de comprar el producto digital más reciente o una buena camisa (sólo por la necesidad de renovar el armario)?

Pues bien, el increíble concepto de Street Store (Tienda de la calle) reconcilia nuestro lado materialista con nuestro lado filantrópico al combinar compras con donaciones.

Kayli Levitan y Maximiliano Pazak observaron que en una sociedad tan desigual como la de África del Sur, a mucha gente le gustaría ayudar y hacer donaciones a los menos privilegiados. Pero muchos no saben dónde llevar sus donaciones o tienen miedo de llevar las donaciones a lugares considerados peligrosos en la ciudad. Debido a esto, decidieron crear, en colaboración con la ONG Haven Night Shelter y actores, una tienda ambulante.

Esta iniciativa ayuda a las personas sin hogar para satisfacer una necesidad esencial: la ropa. También les ofrece la oportunidad de elegir su propia ropa. Los voluntarios de esta tienda incluso ofrecen consejos de moda a sus consumidores.  Voluntarios de la calle de las tiendas incluso ofrecen consejos de moda a sus clientes. Así, al darles la elección y el reconocimiento de consumidores comunes, encuentran mucho más que la ropa; se encuentran con la dignidad como individuo que es capaz de elegir y crear su propio estilo. El hacer compras les libera de sus necesidades, y el tener opciones los hace existir.

¿Consumo, luego existo? Más bien, “elijo, luego existo.” Vamos a difundir este concepto inspirador en nuestra propia ciudad.

Hermanitas de los Pobres

“En esta casa, nadie muere solo.”

La pobreza debilita a cualquier edad, pero para los ancianos puede ser especialmente devastador. Cuando un hombre o una mujer mayor se quedan sin familia o amigos, él o ella se quedan indefenso, en ocasiones dependientes de la ayuda del gobierno. Una organización decidida a ayudar a esta población aislada son Las Hermanitas de los Pobres. Las Hermanitas de los Pobres es una congregación católica de monjas que, con la ayuda del público, sirven a los ancianos pobres en países en todo el mundo. Inspiradas por Santa Juana Jugan, una francesa del siglo XIX que dedicó su vida a ayudar a los ancianos, Las Hermanitas de los Pobres se dedican a asistir y compañar a los ancianos y los necesitados de todas las religiones.

Lo que comenzó a mediados del siglo 19 en Francia se ha convertido hoy en una organización internacional en más de 30 países. En el hogar de Santa Ana, en San Francisco, California, más de 20.000 hombres y mujeres de todas las religiones han recibido asistencia en los últimos 100 o más años. La Casa de Santa Ana cuenta con un centro de atención residencial para los ancianos capaces de vivir por su cuenta, así como una área de enfermería especializada. Se les anima a los residentes a participar en las actividades sociales, que incluyen terapia física, un salón de belleza y una heladería.

El boletín de St. Anne en la Primavera de este 2014 destacó cómo la organización se dedica a conectar a gente de todas las edades, por lo tanto educando a los jóvenes sobre la situación de los ancianos pobres. Tuvieron un evento de trivia, a la que una clase local sexto grado asistió. Cada equipo tenía residentes de edad avanzada tanto como jóvenes, fomentando la estimulación mental y la interacción social entre ambos grupos.

Las Hermanitas de los Pobres creen que la pobreza es un desafío de enormes proporciones para las personas mayores de hoy en día tanto como lo fue en los días de Sain Jeanne Jugan. Su disposición a ayudar a los hombres y mujeres de todas las razas, religiones y credos demuestra el verdadero espíritu de dar.H

Hombres verdaderos

La cuestión de género no es nada nueva pero por desgracia su presencia es todavía evidente. Afortunadamente hay hombres que están erradicando este paradigma social.

Uno de ellos es Arunachalam Muruganantham (también conocido como el Hombre Menstruación) Él comenzó una revolución sanitaria a través de los absorbentes en un lugar donde hablar de esas “cosas sucias” es percibido como tabú. De hecho, sólo el 7% de las mujeres en India usan absorbentes, y sólo el 2% de ellas viven en las zonas rurales. Esta situación es resultado directo de cómo se ve la menstruación en la sociedad, y la ignorancia detrás de este proceso natural. Al principio, la propia familia de Maruganatham la llamaba un hombre pervertido, pero hoy en día es un empresario que trajo un model de negocio sostenible en la India rural, y que empodera a las mujeres en estas regiones. Muruganantham atribuye su éxito a su capacidad de “pensar como una mujer”, y no se avergüenza de eso.

Otro gran ejemplo es el padre de Malala, Ziauddin Yousafzai, cuya valentía y amor fue trasmitido para su primogénita, Mala Yousafzai. Siendo maestro en Pakistán, él siempre creyó en el derecho de la educación para todos los seres humanos, independiente del sexo. En su discurso en TEDTalks, describe el sentimiento de solemnidad en sus vecinos y parientes que acompaño el nacimiento de Malala. Venían a dar el pésame por el simple hecho que una hija había nacido y no un hijo. Sin embargo, desde el primer instante en que miró a su hija descubrió que la amaba con todo el corazón y sin condiciones. Durante su discurso se puede observar cuanto apoyo y orgullo él tiene para su hija, pero la parte más conmovedora del discurso es cuando él comparte una pregunta que muchos le hacen: “La gente me pregunta cuál ha sido mi ensañamiento para Malala que la ha hecho tan audaz, valiente, preparada y vocal. Yo les digo, no me pregunten lo que hice. Pregunten que es lo que no he hecho. No le corté las alas, eso fue todo”.

El último ejemplo es Dustin Hoffman, un reconocido actor que pudo darse cuenta de la influencia negativa que la devaluación de una mujer en la sociedad tiene sobre un individuo. En una entrevista en la que el  actor describe su papel en la película Tootsie, Hoffman se emociona cuando cuenta de cuando descubrió cuanto la sociedad le ha lavado el cerebro  cuando se trata de la valorización de una mujer. Se dio cuenta de que había varias mujeres interesantes pero no atractivas (según su criteria) que nunca había conocido. Al ser interrogado, “Cómo serias diferente si hubieras nacido mujer?” él fue capaz de entender en primera mano la presión que sienten las mujeres en la sociedad.

Estos son los hombres que considero “hombres” por el hecho que son humanos. Se hacen preguntas como, ¿Cómo sería diferente si hubiera nacido mujer?; se atreven a “pensar como las mujeres”, y no se atreven a cortar a las alas de cualquier persona.

Desconocido por 20 días

Una de las cosas mejores sobre las tecnologías más recientes (sobre todo el Internet) es el poder que tiene para unir a la gente. Algunas personas podrían decir lo contrario pero si se crea por los fines adecuados, la tecnología puede ser utilizada para servir a la gente; no al revés .

Desde los teléfonos móviles a las computadoras, las tabletas a los televisores inteligentes, estos medios siguen evolucionando y aumentando las conexiones. Por lo tanto, una gran parte de nuestras vidas también está presente en la red. Ahora, ¿te imaginas poder compartir digitalmente tus días con una persona completamente desconocida? Esa es precisamente la idea detrás de la aplicación de Desconocido por 20 Días.

Esta aplicación de teléfonos móviles se trata sobre tener íntimas conexiones compartidas entre dos individuos anónimos. Es una experiencia móvil que intercambia experiencias del mundo desde una persona a la de otra, mientras que se preserva el anonimato de ambas partes.

Por 20 días, dos personas previamente no relacionadas, experimentarán el mundo juntos. Ninguno sabrá nunca quién es o dónde están exactamente, pero los creadores esperan que la experiencia revele lo suficiente sobre alguien para construir una imagen de su vida … y, más ampliamente, la imagen de gente desconocida en todas partes.

La aplicación, creada por MIT Media Lab, en colaboración con el Centro Dalai Lama para la Ética y los Valores transformados, está abierto para cualquiera que quiera aplicar. Supongo que el único requisito es tener un iPhone.